Las viviendas energéticamente más eficientes al final no pagarán menos IBI, como anunció el PP

Las viviendas energéticamente más eficientes al final no pagarán menos IBI, como anunció el PP

 En septiembre, hace sólo tres meses, el titular decía: “Las viviendas energéticamente más eficientes podrán pagar hasta un 20% menos de IBI”. Hoy la realidad ha acabado por ser otra. Sin hacer ruido, el PP acabó por dar marcha atrás, de modo que –de momento– las viviendas energéticamente más eficientes no pagarán menos Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El Gobierno estaba a punto de cerrar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016. En plena negociación, a través de una enmienda del PP en el Senado, iba a introducir bonificaciones en el IBI, según la eficiencia energética de los edificios, que iban a ser del 20% para los más eficientes hasta el 4% para los menos. En septiembre, el Ejecutivo aseguraba que los PGE iban a introducir esta normativa.La enmienda desapareció coartando la posibilidad de abrir una vía de bonificación fiscalPero no lo hizo. Es la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (Adeces) la que lo denuncia. Finalmente, el Grupo Parlamentario Popular en el Senado sacó de los PGE para 2016 la mencionada enmienda que premiaba el ahorro energético de casas. “La enmienda desapareció de la Ley coartando la posibilidad de inaugurar una vía de bonificaciones fiscales a nivel municipal ligadas a la rehabilitación energética y al impulso de su certificación”, critica la organización.Adeces señala que lo mínimo exigible, ante las expectativas que la misma ha podido despertar en los ciudadanos, es que el grupo proponente de la enmienda aclarase el cambio de parecer, “cortando de raíz las malas interpretaciones y la publicidad engañosa”.Para la medida finalmente olvidada, el Ministerio de Hacienda había establecido una serie de porcentajes máximos de bajada en función del grado de eficiencia. Para aquellos que tuvieran una calificación energética de máxima eficiencia (A), la reducción sería de hasta un 20%; si es B, la máxima rebaja sería del 16%; para los inmuebles que tengan un certificado C iba a llegar al 12%; el D, hasta el 8% mientras que el E tendría una rebaja máxima del 4%. Actualmente, la obligación legal de poseer un certificado energético sólo se aplica a los inmuebles en comercialización, ya sea en venta o en alquiler. En España hay unos 5,4 millones de edificios. De todos ellos, cerca de un 10% cuentan con clasificación energética. El resultado es preocupante porque la gran mayoría de las viviendas suspenden, con calificaciones F, G o E. De hecho, sólo el 0,5% son del tipo más eficiente, A, B o C.
Fuente: www.20minutos.es

(Visited 57 times, 1 visits today)